El centro de experimentación agraria y transferencia tecnológica de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA), Finca Sinyent, acogió el 30 de abril una jornada de Superfood Biotech, un Grupo Operativo suprarregional financiado por el Ministerio de Agricultura y la Unión Europea a través del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER), a fin de explicar a los agricultores los beneficios que pueden comportar las innovadoras prácticas de biofortificación en los alimentos mediterráneos.

El proyecto, que sigue dando pasos desde su presentación en 2023, expuso a los productores los ensayos que se están empezando a desarrollar para obtener frutas y hortalizas –entre ellas naranja, mandarina, lechuga, zanahoria, tomate, calabacín, berenjena, pimiento, pepino, brócoli, limón, melón y sandía– biofortificadas, es decir, enriquecidas nutricionalmente mediante técnicas que intensifiquen el contenido en minerales y micronutrientes de alto valor añadido.

Los representantes de AVA-ASAJA destacaron que estas técnicas agronómicas persiguen la mejora de las características de cultivos convencionales y convertirlos en potenciales superalimentos: “La dieta mediterránea ha demostrado ser especialmente beneficiosa para mantener una buena esperanza de vida y estamos convencidos de que potenciando la calidad funcional y nutricional de los productos que la conforman, podemos multiplicar sus efectos positivos, no sólo sobre la salud, sino también desde el punto de vista medioambiental, al contribuir a cuidar los suelos y reducir las emisiones”.

Los agricultores manifestaron su satisfacción por las finalidades de este proyecto, pues la biofortificación de los productos que cultivan busca aumentar la productividad por superficie y la demanda de los consumidores: “Es evidente que la ciudadanía está interesada en adoptar estilos de vida más saludables y uno de los aspectos más importantes en este sentido es una alimentación basada en productos biofortificados y de alto valor nutricional. Si bien el precio sigue siendo un factor de compra a tener en cuenta, cada vez son más los consumidores, sobre todo jóvenes, que están dispuestos a pagar más por alimentos que les ayudan a estar sanos”.

En el proyecto también participan AMC INNOVA-Grupo AMC, el Instituto de Agroquímica y Tecnología de Alimentos (IATA-CSIC), INNOPLANT-Tecnología e Investigación Agrícola S.L., la Asociación Española para el Desarrollo y la Transferencia Tecnológica en la Agricultura y la Ganadería (ASETAGA) y AGROISA S.L.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *