Un grupo de 50 agricultores valencianos asistieron ayer al centro de experimentación agraria y transferencia tecnológica Finca Sinyent para conocer los objetivos y las principales líneas de trabajo de SuperFood Biotech, un Grupo Operativo suprarregional financiado por el Ministerio de Agricultura y la Unión Europea a través del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER).

Representantes de los socios expusieron durante esta jornada de divulgación el papel que van a desempeñar a lo largo del proyecto. Por parte de la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (ASAJA), que coordina el programa, José Sánchez introdujo que “el objetivo número uno es poner en marcha un plan de fertilización más intensivo que eleve los contenidos de minerales y microorganismos dentro de las frutas y hortalizas, de manera que tengan un mayor valor nutricional, una mayor demanda en el mercado y, por tanto, mejores precios en origen”. El agente de innovación de AVA-ASAJA, Carlos Montesinos, concretó que en la Finca Sinyent las pruebas se van a centrar en los cítricos.

Juan Hernández, responsable de laboratorio de INNOPLANT-Tecnología e Investigación Agrícola S.L., expuso que “los tres elementos más interesantes para biofortificar son el selenio, el yodo y el hierro, porque resultan positivos tanto para la salud de los seres humanos como para el crecimiento de las plantas. Con un aporte de selenio, el cultivo es capaz de resistir el estrés mucho mejor, con yodo es capaz de florecer mucho mejor y con hierro mejora su capacidad de fotosíntesis”. Estos trabajos se coordinarán con AGROINSA, cuyo representante Juande Cuberos participó en el acto, y la Asociación Española para el Desarrollo y la Transferencia Tecnológica en la Agricultura y la Ganadería (ASETAGA).

La investigadora del Instituto de Agroquímica y Tecnología de Alimentos (IATA-CSIC), doctora Alejandra Flor, detalló que “nuestro papel será valorar la calidad nutricional de estos alimentos en la salud humana, es decir, cómo afecta a las bacterias de nuestra microbiota que mejoran la prevención de enfermedades y elevan la producción de metabolitos que fortalecen el sistema inmunológico”.

Sergio Streitenberger, responsable de la unidad científico-técnica de AMC Natural Green, concluyó que “nosotros entraremos al final de la cadena de valor, una vez tengamos las frutas y hortalizas biofortificadas, y lo que haremos será procesarlos para hacer zumos, purés o gazpachos y determinar si obtenemos mejoras organolépticas. Este valor añadido supone diferenciación en los mercados europeos, que son los que mejor pagan”.

La jornada de SuperFood Biotech finalizó con un recorrido de las personas asistentes por las parcelas demostrativas de la Finca Sinyent.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *